Seleccionar página

Visitar la Calzada del Gigante

19 noviembre 2018 | Europa, Irlanda, Irlanda del Norte | 0 Comentarios

No os imagináis las ganas que tenía Gobo Viajero de visitar la Calzada del Gigante en Irlanda del Norte, sin duda, era uno de los imprescindibles del road trip por Irlanda y junto con los Acantilados Moher uno de nuestros sueños viajeros.

Ya os hemos comentado en otras entradas del blog que nos alojamos en el pueblo de Bushmills en el B&B Portcaman House por la cercanía a la Calzada del Gigante (Giant`s Causeway). Nuestra idea era madrugar y llegar a la Calzada del Gigante lo antes posible para evitar que hubiera mucha gente. Después del riquísimo Irish Breakfast que nos preparó el anfitrión de Portcaman House comenzamos el día y desde Bushmills en coche tardamos menos de 10 minutos en llegar.

Llegamos hacia las 8.45 y comenzamos directamente la ruta azul que para nosotros en la principal. Vas por la costa y es un recorrido sencillo de unos 30 minutos (3 kilometros) donde ves los puntos fuertes de la Calzada del Gigante como:

  • Humphrey, el camello del gigante Finn McCool.
  • La silla de los deseos, que nosotros no vimos pero donde se encuentra es la imagen más característica de la Calzada del Gigante.
  • La bota del gigante Finn McCool.
  • El órgano y las chimeneas que se pueden ver a los lejos

La ruta azul comienza en el centro de visitantes y se puede iniciar bajando por una carretera asfaltada. Tened mucho cuidado porque si está mojada resbala. Cuando nosotros llegamos no llovía pero el suelo estaba mojado con algo de barro y resbalaba. Bajando con cuidado no hay problema. Ese trayecto se puede realizar en un autobús lanzadera que cuesta entre 1 y 2 libras, pero nosotros recomendamos hacerlo a pie porque en el autobús te pierdes las vistas y la emoción de llegar a la zona de la silla de los deseos.

Como veis en nuestras fotos, madrugar y llegar antes de que abrieran mereció la pena porque no había casi gente.  A medio camino comenzó a llover un poco, pero eso no nos impidió disfrutarlo un montón.

Para llegar a esta zona de las siguientes fotos tendréis que trepar por las piedras. Hay que tener mucho cuidado porque si están mojadas resbalan mucho y cuesta subirlas.

Nosotros estuvimos bastante rato por esta zona y ya empezaba a llegar más gente en el autobús lanzadera y caminando. En una de las siguientes fotos podéis ver como hacia las 9:30 se va llenando de gente por lo que recomendamos que intentéis llegar a primera hora de la mañana antes de que abran para disfrutar de las vistas sin gente.

Continuamos caminando por la ruta azul hasta llegar al cruce donde se puede iniciar la ruta roja. Nosotros seguimos el camino para llegar al órgano y seguir hasta el final donde el sendero se encuentra cerrado por desprendimientos. En ese punto dimos la vuelta sobre nuestros pasos para comenzar a subir por la ruta roja.

El sendero azul y el sendero rojo no son de gran dificultad pero si que debéis llevar calzado cómodo porque los caminos pueden estar embarrados y ser resbaladizos. No es para nada peligroso, pero hay que ir preparado sobretodo si llueve.

En el sendero rojo (1.2 – 3.2 km) hay una parte de escaleras donde deberéis subir unos 162 escalones de piedra (Shepherd's Steps). Nosotros preferimos hacer primero el sendero azul y luego el rojo para terminar con las vistas desde lo alto de la Calzada del Gigante. Os recomendamos hacerlo así porque la parte principal esta a ras de la costa y creemos que subir los escalones resulta más sencillo que bajarlos. Las vistas desde la parte de arriba del sendero rojo son espectaculares.

El sendero rojo conecta con el amarillo en la parte de arriba. El amarillo es un sendero más largo que nosotros no hicimos porque había que caminar mucho y ya no teníamos mucho tiempo.

El sendero rojo termina en la parte de arriba del centro de visitantes y se puede continuar por el sendero verde. Nosotros quisimos recorrer un tramo del verde para ver las vistas de la Calzada del Gigante desde el otro lado pero es mucho menos atractivo que el azul y el rojo por lo que solo recomendamos que lo hagáis si disponéis de tiempo.

Cuando decidimos dar media vuelta en el sendero verde pasamos por delante del Causeway Hotel donde en un lateral del edificio hay un baño. Nosotros entramos y nadie nos dijo nada pero supongo que el baño sea de uso exclusivo para clientes, no obstante, si no nadie os pilla supongo que podáis usarlo igual que hicimos nosotros. En una de las fotos podéis ver el Causeway Hotel, un edificio de color blanco con parking muy cerca del centro de visitantes.

Durante el recorrido que hicimos por la Calzada del gigante no hay baño por lo que os recomendamos ir preparados en ese sentido. El único baño disponible está en el centro de visitantes que también tiene cafetería y restaurante pero como os contamos más adelante nosotros no entramos.

Parking y entradas para la Calzada del Gigante

La hora de apertura del centro de visitantes es las 9 pero nosotros llegamos hacia las 8.45 por lo que comenzamos directamente la ruta y no pasamos por el centro de visitantes. Habíamos leído que si llegabas antes de la hora en que abren y no pasas por el centro de visitantes no tienes que pagar entrada. Nosotros simplemente dejamos el coche en el parking número 2 y no vimos torno de salida pero sí un cartel que indicaba que se pagaba al salir, así que imaginamos que nos cobrarían en ese momento.

La visita a pie por la Calzada del Gigante es gratuita pero el parking y el acceso al centro de visitantes es de pago: Adulto £11.50 y niños £5.75. El parking lo cobran por  número de ocupantes del vehículo y no por coche.

Nosotros no entramos al centro de visitantes así que no teníamos claro si al sacar el coche nos cobrarían o no. Como somos dos, lo que hicimos fue que uno esperó a la  entrada del recinto de la Calzada del Gigante que hay una cabina de teléfonos típica y el otro sacó el coche. La idea era pagar solo la entrada de una persona y no de dos, porque al fin y al cabo el dinero de la entrada lo invierten en el mantenimiento por lo que pagar no es malo pero nosotros pensamos que deberían cobrar por coche y no por ocupantes. Finalmente al sacar el coche nadie nos paró así que no pagamos entrada ninguno de los dos.

Nosotros estuvimos recorriendo la Calzada del Gigante aproximadamente 2 horas y media. Podéis estar allí todo el tiempo que queráis. No quisimos entretenernos mucho más porque era el comienzo del día y todavía teníamos que subir hasta el mirador Glengesh Pass y los acantilados de Slieve League donde haríamos noche. 

Información práctica sobre la Calzada del Gigante

Horario: 09.00 – 19.00 (Lo mejor es comprobar el horario actualizado en este enlace a la página oficial)

Precios: Adulto £11.50   Niños £5.75

Página web oficial: https://www.nationaltrust.org.uk/giants-causeway

Itinerario de la ruta roja: https://www.nationaltrust.org.uk/giants-causeway/trails/giants-causeway-red-trail

Itinerario de la ruta azul: https://www.nationaltrust.org.uk/giants-causeway/trails/giants-causeway-blue-trail

Itinerario de la ruta verde: https://www.nationaltrust.org.uk/giants-causeway/trails/runkerry-trail-near-giants-causeway

Itinerario de la ruta amarilla: https://www.nationaltrust.org.uk/giants-causeway/trails/giants-causeway-yellow-trail

¿Qué os ha parecido la Calzada del Gigante? ¿Os parece imprescindible como a nosotros?

Saludos, viajeros!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This