Seleccionar página

Un día en Inishmore, Islas Aran

14 enero 2019 | Europa, Irlanda | 0 Comentarios

Cuando preparamos el itinerario del road trip por Irlanda en Septiembre de 2018, teníamos claro que queríamos visitar las Islas Aran, pero no imaginábamos lo complicado que sería nuestro día en Inishmore.

Los viajes no son perfectos, eso lo sabemos todos, pero la verdad que nuestro día en Inishmore no fue bueno, de hecho fue el peor del viaje por Irlanda y el peor de muchos viajes. Que nadie se asuste porque Inishmore es una isla increíble y nuestro mal día fue ocasionado por una serie de malas decisiones.

Reserva de ferry a Inishmore

Inishmore es la isla más grande de las Islas Aran y después de buscar información y de ver Dun Aengus (en irlandés Dún Aonghasa) teníamos muy claro que era nuestra elegida.

Habíamos llegado el día antes a pasar la noche en Galway así que para ir a Inishmore debíamos reservar el ferry que sale desde el puerto de Rossaveel que es el más cercano en este caso.

La reserva de ferry a Inishmore la hicimos con un mes de antelación a través de internet con la empresa Aran Island Ferries. Quizás esta fue la primera mala decisión que tomamos porque nos obligaba a pasar el día en Inishmore si no queríamos perder el dinero y no sabíamos cómo estaría ese día la meteorología que ya os digo que fue mala malísima.

A través de la web http://www.aranislandferries.com/ se puede hacer la reserva para el ferry a Inishmore. Estos son los datos de nuestra reserva con Aran Island Ferries:

  • Web oficial: http://www.aranislandferries.com/
  • Salida: desde el puerto de Rossaveel (Ros a' Mhíl). coordenadas: 53.26598° North, -9.5641° West
  • Llegada: al puerto de Kilronan (Cill Rónáin) en Inishmore
  • Duración del trayecto: unos 40 minutos.
  • Precio: Al realizar la reserva online en billetes de ida y vuelta aplican un 10% de descuento. El billete cuesta 25€ pero a nosotros para dos personas con el descuento nos salió por 45€.
  • Horarios: Podéis consultar los horarios en: http://www.aranislandferries.com/times_mor.php. Nosotros hicimos la ida a las 10:30 y la vuelta a las 17:00
  • Al realizar la reserva online, después del pago llega un email de confirmación pero es OBLIGATORIO ir a las taquillas con el número de la reserva para que nos entreguen las entradas al ferry. En el propio puerto de Rossaveel hay taquillas junto al parking. Hay que llegar a la taquilla media hora antes de la hora de salida del ferry. Esto es muy importante porque sin las entradas no podéis subir al ferry.

Parking en el puerto de Rossaveel

El puerto estaba a unos 50 minutos en coche de nuestro hotel en Galway (Bunk Boutique Hostel). Salimos con bastante tiempo de margen para evitar imprevistos pero nada más arrancar ya vimos que el día no acompañaba, estaba nublado y llovía un poco.

Al aproximarnos al puerto vimos un parking a la derecha y decidimos dejar el coche en él y caminar menos de 5 minutos hasta donde realmente salía el barco. Esto fue otro error porque hay un parking algo más pequeño justo donde sale el ferry y es donde están los baños. El precio es el mismo y también se pueden comprar las entradas en la taquilla. El precio del parking es de 5€ y se paga al sacar el coche.

No es que el parking estuviera muy lejos pero a la vuelta, en las condiciones que volvíamos (más adelante os cuento) no nos apetecía nada ese pequeño paseo y encima tuvimos que volver con el coche hasta los baños, con lo que dimos más vueltas.

Recomendación: No paréis en el primer parking. Seguid hasta el final donde se ve que hay unas paradas de autobús y hay pasarelas para acceder a los barcos. Al fondo veréis las taquillas donde también están los baños y un parking. Si está lleno, no os quedará otra que ir al primer parking.

Ferry a Inishmore

Nuestro ferry salía a las 10:30 pero mientras estábamos esperando llegó un autobús con un montón de gente de una excursión así que hicimos una especie de fila para entrar en cuanto abrieron. Estad atentos porque lo de la entrada al barco es «al mogollón».

Nosotros creo que subimos al barco a las 09:50 y nuestro horario era el de las 10:30. Si llegáis pronto al ferry tened en cuenta que igual podéis subir al anterior porque nosotros salimos en el de las 10:00, aunque al comprar los billetes no vimos ese horario.

Una vez dentro del barco tomamos otra mala decisión. Fuimos hacia la parte delantera y en cuanto el barco zarpó empezó a dar saltos con las olas. En tierra llovía un poco, pero tampoco parecía que el tiempo estuviera muy malo. Había olas grandes y en la parte de delante daba muchos golpes. El resultado fue que Gobo Becario se mareó bastante… y no fue el único, más gente del barco estaba igual y en seguida pasó un señor de la tripulación repartiendo bolsas de plásticos entre los afectados. Menos mal que cuando llegamos a tierra se le pasó rápido.

El barco es grande y los asientos son cómodos. Te puedes sentar donde quieras pero nuestra recomendación es que os sentéis hacia atrás porque se nota menos el movimiento. Después del viaje de ida habíamos aprendido la lección y en la vuelta nos sentamos abajo hacia el final del barco y fue un acierto porque casi no notábamos que se movía. Además descubrimos que además de baños, el barco tenía una pequeña cafetería.

El trayecto desde el Puerto de Rossaveel (Ros a' Mhíl) hasta el puerto de Kilronan (Cill Rónáin) en Inishmore fue de unos 40 minutos.

Alquiler de bici en Inishmore

Para visitar Inishmore hay principalmente dos opciones: compartir una furgoneta privada o coche de caballos, con más gente en la que el conductor te hace un recorrido por los puntos principales de la isla o alquilar una bici y recorrer la isla por tu cuenta.

Por lo que habíamos leído el recorrido en furgoneta dura unas tres horas y te cobran entre 10 y 20€. El conductor es la persona que hace de guía en ingles.

Aquí llega la peor decisión que tomamos en nuestra visita a Inishmore. Decidimos alquilar una bici en vez de hacer el tour en furgoneta. La verdad es que era la idea con la que íbamos a Inishmore, nos apetecía recorrerla a nuestro aire en bicicleta parando en los puntos que quisiéramos y esa idea es muy buena siempre que el tiempo acompañe. Al llegar a Inishmore llovía un poquito pero como el tiempo en Irlanda va cambiando cada poco y nosotros muy optimistas en ese momento, pensamos que pararía de llover…. error… no solo no paró de llover si no que fue subirnos a esas bicicletas y a empezar a llover muchísimo. En cinco minutos y a pesar de que íbamos bien abrigados acabamos calados hasta los huesos y ahí empezó nuestra aventura en las Islas Aran.

La bici la alquilamos en Aran Bike Hire (http://aranislandsbikehire.com/) y pagamos por todo el día 10€ por bici. Tuvimos que dejar una fianza de 20€ que nos devolvieron al entregar las dos bicicletas. El chico que nos atendió nos dejó elegir la que quisimos y solo se preocupó de cobrar, no hizo nada más, digamos que fue un poco seco.

Recomendación: Si hace mal día y llueve yo creo que es mejor no arriesgarse cómo hicimos nosotros e ir en furgoneta.

Como os decía, en cuanto nos pusimos en marcha con las bicis empezó a llover fuerte y ahí cometimos otro grave error que fue perdernos. Queríamos ir por la costa pero no vimos el cruce y fuimos por el camino del interior que ademas de ser más largo estaba lleno de cuestecillas que tal y como llovía se hicieron muy duras.

En esta foto os dejamos el cruce donde hay que girar hacia la derecha como se ve en el cartel «Dun Aonghus via seal colony» para ir por el camino de la costa pasando por la colonia de focas que son unos 7km. Nosotros seguimos de frente porque a la ida no lo vimos y acabamos haciendo el recorrido más duro del interior. Como veis en la foto del mapa hay dos caminos por la costa y nosotros fuimos por el medio en el que no hay nada. La foto la sacamos de la que volvíamos por el camino de la costa.

Queríamos ir directos a Dún Aengus y el camino se nos hizo eterno. Parecía que no íbamos a llegar nunca y con el aire y el agua no avanzábamos. Con todo esto, no vimos nada desde que salimos hasta que llegamos a Dún Aengus, a penas disfrutamos del paisaje y con la lluvia era casi imposible sacar la cámara de fotos o el móvil. Esos momentos, fue donde peor lo pasamos y la razón por la que no disfrutamos del día en Inishmore.

Al final conseguimos llegar a Dún Aengus. Muy cansados y empapados (y eso que incluso llevábamos unas capas para el agua). Dejamos las bicicletas en el muro de una casa, aparcadas sin candado ni nada, yo creo que por dentro pensamos que ojalá alguien se las llevara y no tuviéramos que volver en ellas, pero quién iba a estar tan loco como de subirse a una bici con ese tiempo….

Para entrar a Dún Aengus hay que pasar por el centro de visitantes y pagar la entrada de 5€. Al salir hay que subir por un camino de piedras unos 10-15 minutos hasta llegar a la cima donde se encuentran los restos arqueológicos y las fantásticas vistas de los acantilados de Inishmore. Esta subida no es muy dura pero como seguía lloviendo y cuanto más avanzábamos más aire hacía, pues también se hizo dura. Aquí vimos que la gente que había ido en furgoneta estaban tan mojados como nosotros y encima menos preparados en tema de ropa. Independientemente del día que haga nuestra, recomendación es que llevéis algo de abrigo para la visita a las Islas Aran por que por la localización que tienen suele hacer mucho aire.

Y por fin llegamos arriba y aparecieron las espectaculares vistas de los acantilados y es en ese momento cuando te quitan todos los males y hasta parece que ya no estás mojado porque recuerdas el motivo por el que estás en esa isla y por el que disfrutas tanto de los viajes. A veces el camino hacia algunos lugares es difícil pero siempre merece la pena llegar al final.

Quizás no vimos los acantilados en todo su esplendor pero igualmente la vista es impresionante y al final el duro trayecto hasta llegar allí nos mereció la pena y por eso os recomendamos a todos la visita a Inishmore pero solo si hace un buen día y las condiciones meteorológicas no son las mismas que nosotros nos encontramos, más que nada porque por culpa de eso no pudimos disfrutar bien del día y nos perdimos bastantes cosas que ver en la isla.

Después de la visita al fuerte de Dun Aengus teníamos pensado ir hacia las Siete Iglesias pero la verdad que nos dio miedo seguir alargando el camino por si nos pasaba lo mismo que a la ida y decidimos dar la vuelta en dirección al puerto de Kilronan pero esta vez siguiendo la costa.

En este momento ya llovía mucho menos y el aire era más débil así que sí disfrutamos más de los paisajes de Inishmore. Llegamos hasta la colonia de focas pero no vimos ninguna y continuamos el camino.

Al llegar a Kilronan seguíamos muy mojados y congelados sin ganas ni siquiera de ver el pueblo así que devolvimos la bicicleta y nos fuimos al puerto a comer el bocadillo que llevábamos en la mochila y que también se había mojado y esperamos al primer ferry con dirección a Rossaveel. El nuestro no salía hasta las 17:30 pero pudimos entrar en el anterior que por cierto estaba lleno de gente como nosotros calados hasta los huesos.

El camino de vuelta en el ferry en la parte de atrás fue más tranquilo y no hubo mareos. Al llegar al puerto fuimos caminando al parking donde dejamos el coche y después de cambiarnos con algo de ropa que teníamos en el coche, pusimos rumbo a Galway donde nos esperaba una merecida ducha caliente en nuestro hostel y una buena cena.

Conclusiones

Pese a todas las nefastas decisiones que tomamos este día en Inishmore llegamos a disfrutarlo y las vistas de los acantilados desde el fuerte Dun Aengus son increibles e hicieron que mereciera la pena. Nos quedamos con la espinita de no ver más cosas por culpa de la lluvia así que yo no descarto que si Gobo Viajero vuelve a Irlanda repitamos experiencia en Inishmore, pero eso sí, en un día soleado que nos permita conocer toda la isla como se merece.

Saludos, viajeros!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Booking.com

Suscríbete

Suscríbete para recibir las novedades

Compártelo!

Si te ha gustado, comparte este post con tus amigos!